Pideme lo que quieras

pideme-lo-que-quieras-9788408034513Después de la saga de 50 sombras de Grey una amiga me recomendó que me leyera este libro, sin saber que era también una saga de 3, me leí el primero en 2 días, ni que decir tiene que en cuanto lo acabé me puse de lleno con el segundo y el tercero, y en una semana me había leído los tres de un tirón, creo que sobra decir si me gustó ¿no?

Nunca había leído nada de Megan Maxwell, no la conocía y como fue una recomendación no me moleste en buscar información del libro ni de la autora, me tiré a la piscina sin saber nada de antemano y me sorprendió mucho, me encantó la forma de hablar, es tan… natural, es como si estuvieras hablando con una amiga, esa forma tan llana de contarte las cosas y por supuesto la historia, me gusta como la lleva, sabe engancharte para que te cueste dejar la lectura y digas “una pagina más y lo dejo para mañana, mejor un capitulo…” y así te tiras medio libro hasta que casi lo terminas.

El libro: novela erotico-romantica, con humor, con morbo, con escenas subidas de tono y muuucho amor.

Hay gente que opina que estas novelas están destinadas a las mujeres cuarentonas, no se por qué, creo que un hombre podría y debería disfrutar con un libro de este tipo y sinceramente, si lo piensan me da igual, a mi me ha gustado, he disfrutado leyéndolo, me ha intrigado, me he reído y lo que yo busco en un libro es disfrutar con su lectura y lo ha conseguido.

Que se parece a 50 sombras de Grey… pues quizá si, pero es distinto, y leer una trilogía casi invita a leer la otra.

Nunca me había atraído la novela erótica y me estrené con 50 sombras, después con esta y por supuesto no descarto ningún otro, lo que si que tengo empezado es otro libro de Megan Maxwell, ha sido todo un descubrimiento.

SINOPSIS: Tras la muerte de su padre, el prestigioso empresario alemán Eric Zimmerman decide viajar a España para supervisar las delegaciones de la empresa Müller. En la oficina central de Madrid conoce a Judith, una joven ingeniosa y simpática de la que se encapricha de inmediato. Judith sucumbe a la atracción que el alemán ejerce sobre ella y acepta formar parte de sus juegos sexuales, repletos de fantasías y erotismo. Junto a él aprenderá que todos llevamos dentro un voyeur, y que las personas se dividen en sumisas y dominantes… Pero el tiempo pasa, la relación se intensifica y Eric empieza a temer que se descubra su secreto, algo que podría marcar el principio o el fin de la relación.

 

Sin comentarios todavía

Deja un comentario