Qué no deberías contarle a tus compañeros de trabajo

Qué no deberías contarle a tus compañeros de trabajo

El trabajo es como el segundo hogar para muchos. Nos pasamos muchas horas trabajando y conviviendo con otras personas que no tienen por qué ser de nuestra familia lo que hace que hables con ellas y que, en ocasiones, metas la pata.

Y es que hay algunas cosas que no deberías desvelar nunca a tus compañeros de trabajo por el bien de la relación. ¿Quieres saber cuáles son esas cosas?

  • Hablar de otras personas. No deberías meterte en los chismes que haya. En general, te recomendamos que no hables mal de nadie ni dentro ni fuera de la oficina con compañeros de trabajo. Si se enteran, el ambiente se puede enrarecer y hacer que no estés a gusto trabajando allí.

  • Hablar de sexo. El sexo es un tema íntimo que no tendrías por qué tocar con compañeros de trabajo porque requiere una intimidad y cohesión muy importante. Es algo que solo hablarías con gente muy allegada a ti, con gente con la que confías. Sí, tus compañeros de trabajo pueden estar dentro de ese grupo, pero hablamos de un tema que puede malinterpretarse o que puede ser un arma para criticarte si llega el momento.

  • Nada de chistes pesados. El humor está bien, puedes hacer algún que otro chiste, pero debes tener cuidado con las personas que te rodean porque no siempre van a ser buenos los chistes que cuentes. Habrá personas que sean más chistosas que otras, que les gusten más los chistes o que éstos sean más pesados. No es bueno hacerlos en el trabajo porque no a todos les gusta y puedes hacer que tus compañeros se sientan mal.

  • No comentes proyectos ni salario. Siempre es mejor mantener la boca cerrada en estos casos. Lo que pase con tu trabajo es cosa tuya y no necesitan saber tus compañeros cuánto ganas, ni los días que tienes de vacaciones o permisos, ni los proyectos que vas a hacer. No querrás que la envidia pueda aparecer, ¿verdad?

  • No generar conflicto. En los trabajos siempre habrá una o dos personas que te caerán mal, que será pesada, etc. Si pasa, lo mejor es hablar directamente con los superiores pero no enzarzarte en ninguna pelea ni hacer que el ambiente se vuelva pesado y molesto, no solo para ti, sino también para tus compañeros.

  • Temas personales. Los temas personales también deberían mantenerse al margen. Esto es porque nunca sabes cómo pueden utilizar esa información. Lo mejor es no desvelar demasiadas cosas sobre ti, más que nada porque tampoco les interesa. Por ejemplo, sí que puedes decir si estás casada, si tienes hijos, cómo están estos, pero otros temas como peleas con la pareja, o problemas personales con los niños o con la familia, deberían quedar a un margen.

Con esto no te decimos que tengas que ser seria y antipática con tus compañeros, sino más bien controlar lo que dices. Recuerda que, antes que amigos, son compañeros de trabajo y pueden ser rivales para subir de puesto.

Sin comentarios todavía

Deja un comentario